domingo, 20 de diciembre de 2015

BIZCOCHO BLANCO CON FRUTOS SECOS



Hoy es uno de esos días en los que miro atrás y veo lo poco o mucho que voy aprendiendo de este mundo reposteril y lo digo, sobre todo, por la cantidad de recursos que he ido adquiriendo sin darme cuenta.

Esta mañana había preparado un sencillo bizcocho aprovechando unas claras sobrantes. No tenía más pretensión que la de cubrir las necesidades del desayuno y el hamaiketako (almuerzo) de las niñas de mañana lunes. La cosa cambia cuando después de comer hemos recibido una visita muy agradable pero inesperada y ahí he visto como en un pis-pas he conseguido transformar un simple bizcocho en el tiempo que se tarda en preparar un café. 

Se trata de un bizcocho aterciopelado blanco y suave por efecto de las claras y la mantequilla.   Bizcocho que he rellenado de mermelada de ciruela roja casera y cubierto con una capa de azúcar glas, mermelada, nueces, pistachos y arándanos.

Estoy segura de que os servirá la idea para cubrir vuestros bizcochos de base dándoles un toque más original.









                                               Consejo: adornar en el momento de servir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada